Ejército de Liberación Nacional

Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia

Historia del Ejército de Liberación Nacional, Colombia

Creado en enero de 1965, el ELN operó al principio en el departamento de Santander (noreste de Colombia) bajo el liderazgo de Fabio Vásquez Castaño y con el apoyo de un Movimiento Obrero Estudiantil y Campesino (pro-soviético). Repudió al Partido Comunista prosoviético el 1 de agosto de 1967, después de que éste condenara la guerra de guerrillas como «una forma errónea de revolución». Anteriormente, el 7 de enero de 1966, el padre Camilo Torres Restrepo, un antiguo sacerdote dominicano que había abogado por una «revolución cristiana» para derrocar el orden social existente, reveló que se había unido al ELN, explicando que, dado que todos los medios lícitos de obtener reparación estaban vedados al pueblo, proseguiría la lucha armada en el país hasta que el pueblo obtuviera el poder; sin embargo, el 15 de febrero de 1966 murió en un enfrentamiento entre la guerrilla y una unidad del ejército. La memoria de Torres sigue sirviendo de inspiración al movimiento.
En junio de 1975 se informó de que los guerrilleros del ELN estaban activos en varias provincias, y se lanzó una importante operación militar contra ellos en el norte, en Bolívar. Aunque en septiembre de 1980 se afirmaba oficialmente que el ELN contaba con menos de 40 miembros activos, no obstante intensificó sus actividades cerca de la frontera con Venezuela durante 1981. El 22 de noviembre de 1983, los miembros del ELN secuestraron al hermano del presidente Betancur y le plantearon varias exigencias, entre ellas el aumento del salario mínimo mensual, la congelación de los precios de los bienes de consumo, la reducción de los precios de los servicios públicos, la liberación de los presos políticos, la detención de los presuntos miembros de Muerte a Secuestradores y la desmilitarización de las zonas rurales. El rehén fue liberado más tarde ileso.

El grupo rechazó un alto el fuego en 1984 y en 1986 se informó de que operaba en varias provincias. Se atribuyó la responsabilidad de los ataques al oleoducto Caño Limón-Coveñas, propiedad de la Empresa Colombiana de Petróleo, y en la década de 1990 el oleoducto fue dañado a intervalos regulares, causando trastornos y pérdidas de ingresos a la empresa petrolera estatal, así como graves daños medioambientales.
La iniciativa de paz del presidente Samper en noviembre de 1994 fue acogida positivamente por el representante del ELN, Francisco Galán. Sin embargo, en febrero de 1995, el ELN montó una incursión transfronteriza en Venezuela, matando a ocho marinos venezolanos e hiriendo a cuatro. El Gobierno venezolano respondió el 15 de marzo desplegando 5.000 soldados para acorralar y deportar a los inmigrantes ilegales colombianos en la zona fronteriza. El Gobierno colombiano respondió movilizando unos 6.000 soldados en la frontera venezolana; el presidente colombiano declaró que cooperaría gustosamente con el Gobierno venezolano, pero que no reconocería su reclamación de un derecho de «persecución en caliente», que un incidente posterior en octubre sugirió, sin embargo, que estaba ejerciendo a pesar de todo. Finalmente, en conversaciones mantenidas en España en marzo de 1998, se llegó a un acuerdo preliminar entre el gobierno y una nueva dirección del ELN. Tras la muerte, el 14 de febrero, del líder fundador del ELN, el ex sacerdote de origen español Gregorio Manuel Pérez Martínez, se había formado una dirección colectiva con José Nicolás Rodríguez Bautista como jefe político y Antonio García como jefe militar.

Sin embargo, las conversaciones con el nuevo Gobierno encabezado por el presidente Pastrana fueron interrumpidas abruptamente por el ELN el 16 de febrero de 1999. Después, el 12 de abril, los activistas secuestraron un avión Fokker 50 de Avianca durante un vuelo interno de Bucaramanga a Bogotá; 15 de los 46 pasajeros seguían secuestrados a finales de año. Sin embargo, el secuestro por parte del ELN de los miembros de una congregación eclesiástica en Cali, el 30 de junio, tuvo un rebote cuando fue condenado enérgicamente por la Iglesia. Los rehenes fueron liberados posteriormente.

El 20 de abril de 2000, el gobierno acordó crear una segunda zona desmilitarizada en partes de Bolívar y Antioquia, como lugar para las conversaciones con el ELN. A diferencia de la zona para las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, ésta estaría sujeta a restricciones, incluida la verificación internacional. La propuesta se retrasó por las protestas locales, pero finalmente fue respaldada por las Autodefensas Unidas de Colombia el 28 de mayo, momento en el que las conversaciones de paz con las FARC se habían suspendido de nuevo. Las conversaciones con el ELN tuvieron lugar en Ginebra, Suiza, los días 24 y 25 de julio. La liberación de 43 prisioneros el 23 de diciembre permitió a los negociadores del gobierno acordar los términos de las conversaciones en una nueva zona desmilitarizada en el Magdalena Medio. Sin embargo, estas conversaciones fracasaron a mediados de marzo de 2001 tras las operaciones militares en Bolívar y el 3 de abril se informó de que los comandantes del ELN y de las FARC estaban realizando operaciones conjuntas en la zona propuesta. El 16 de abril, 92 empleados colombianos de la corporación estadounidense (de América) Occidental Petroleum fueron secuestrados cuando regresaban a sus casas después de trabajar en el yacimiento petrolífero Caño Limón-Coveñas, en el departamento de Arauca. La mayoría fueron liberados pronto, pero en octubre Occidental Petroleum suspendió la extracción de petróleo después de que el oleoducto Caño Limón-Coveñas fuera volado por 133ª vez desde enero. Mientras tanto, el 7 de agosto, el presidente suspendió las negociaciones con el ELN cuando quedó claro que no había ninguna posibilidad realista de llegar a un acuerdo antes de las elecciones de 2002 y, el 17 de agosto, firmó una ley que otorgaba a las fuerzas armadas mayores poderes para detener a civiles y dar órdenes a las autoridades civiles. Sin embargo, el ELN permaneció activo, justificando sus actividades con la afirmación nacionalista de estar resistiendo a las fuerzas de la globalización. En 2003, un turista británico, uno de los que habían sido secuestrados por el ELN, escapó de sus captores; en diciembre de 2003, tras las negociaciones, los demás turistas secuestrados fueron liberados ilesos.
Liderazgo en 2003-2004: José Nicolás Rodríguez Bautista (comandante político), Antonio García
(comandante militar)

Revisor de hechos: Duncan

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.