Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)

Historia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

Entre varias «repúblicas» independientes creadas en Colombia durante el periodo de «La Violencia’ (1946-53) estaba la de Gaitania (posteriormente llamada Marquetalia), en el departamento de Tolima. Fue fundado en 1949 por Fermín Charry Rincón (miembro del comité central del Partido Comunista, también conocido como Jacobo Frías Alape). Fue asesinado en enero de 1960 y le sucedió Manuel Marulanda Vélez (también llamado Pedro Antonio Marín o ‘Tirofijo’). Marquetalia fue ocupada por el ejército colombiano en mayo de 1964, pero sus guerrilleros decidieron continuar su lucha y en abril de 1966 crearon las FARC bajo el liderazgo de Marulanda y otros miembros del comité central del Partido Comunista.

Entre 1976 y 1980 los miembros de las FARC participaron en varios ataques armados y en enfrentamientos con unidades del ejército. Una oferta de amnistía hecha por el presidente Turbay Ayala fue rechazada por las FARC el 17 de junio de 1980. Sin embargo, aunque continuaron sus ataques, las FARC mostraron interés en una oferta de amnistía del presidente Belisario Betancur, que entró en vigor en noviembre de 1982, y a principios de 1983 los delegados de las FARC mantuvieron conversaciones con una comisión de armisticio presidencial. Sin embargo, las FARC iniciaron actividades insurgentes junto con el Movimiento 19 de Abril (M-19) en junio de 1983, y en noviembre llegaron a un acuerdo sobre la formación de una alianza política con el M-19 y el Ejército de Liberación Nacional (procastrista).

En octubre de 1983, las FARC propusieron un alto el fuego a partir del 20 de enero de 1984 y una tregua a partir del 20 de enero de 1985 (lo que le daría tiempo para desmovilizar sus fuerzas y formar un partido político). El 28 de marzo de 1984 se llegó a un acuerdo con la comisión de paz para que el alto el fuego entrara en vigor el 28 de mayo de ese año, en condiciones que incluían la desmilitarización de las zonas rurales. El 1 de diciembre de 1984 se inició un proceso de reintegración de los guerrilleros a la vida civil, y el 28 de mayo de 1985 las FARC fundaron un partido político, la Unión Patriótica (UP). También aceptó entregar a las autoridades una lista de los que habían desertado después de la tregua a un grupo escindido, el Frente Ricardo Franco. En septiembre de 1985, las FARC solicitaron que el alto el fuego se prorrogara hasta septiembre de 1986 y aceptaron no hacer campaña armada durante las próximas elecciones en las que participaría la UP. Sin embargo, el progreso hacia un acuerdo de paz definitivo, que las FARC habían apoyado desde 1982, pareció tambalearse poco después de que la nueva administración liberal asumiera el poder en 1986. Unos 300 miembros de la UP habían muerto en los 30 meses del alto el fuego y era evidente que los grupos de extrema derecha estaban intentando provocar a las FARC para que reanudaran los combates.

En junio de 1987 se reanudaron los combates cuando una fuerza de 200 presuntos guerrilleros de las FARC tendió una emboscada y mató a 27 soldados, hiriendo a otros 42, en las selvas del sudeste del Caquetá. Esto dio comienzo a un largo periodo en el que la actividad intermitente de la guerrilla se alternó con las tortuosas negociaciones de paz con cada nuevo gobierno. Cuando Ernesto Samper Pizano llegó a la presidencia en agosto de 1994, tanto las FARC como el ELN dieron las indicaciones habituales de que estaban dispuestos a dialogar. El Presidente anunció el 17 de noviembre que su Gobierno estaba dispuesto a entablar conversaciones de paz sin condiciones previas. El 18 y 19 de mayo de 1995 el Presidente hizo una serie de ofertas a los grupos guerrilleros para su integración en la vida política general, con representación en un nuevo Congreso unicameral. Las FARC aceptaron en principio las propuestas, pero continuaron con sus ataques en la región de La Uribe; posteriores atentados contra sedes antidrogas en Cali y Bogotá confirmaron las sospechas de que colaboraban con el cártel de la droga de Cali. Mientras tanto, las masivas protestas populares por los efectos del programa de erradicación de la coca se habían extendido por los departamentos sureños de Guaviare, Putumayo, Caquetá, Meta y Cauca, provocando la muerte de al menos 18 personas en enfrentamientos con la policía y las tropas. Aunque se llegó a un acuerdo con los cultivadores del Putumayo, el Presidente insistió en que la violencia en el Caquetá estaba alimentada por «intereses ocultos» y las conversaciones se suspendieron el 23 de agosto. Tanto las protestas como la violencia de la guerrilla continuaron a un alto nivel.

Tras la mediación de la Iglesia, la Cruz Roja Internacional y el ex presidente de los Estados Unidos (de América) Jimmy Carter, el presidente Samper ordenó la evacuación de las tropas, por un período de un mes, de gran parte del departamento del Caquetá y los rehenes militares fueron liberados el 15 de junio de 1997. Aunque los altos mandos denunciaron la medida y acusaron al Presidente de acceder a las exigencias de los EE.UU., el Presidente propuso entonces la creación de una Comisión de Paz para negociar los términos con las FARC y el ELN. El 21 de agosto, el mando de las FARC aceptó entablar conversaciones. Sin embargo, tras el asesinato, el 8 de agosto, del senador liberal Jorge Cristo, el ejército lanzó una gran ofensiva contra las FARC, que se cobró la muerte de más de 600 guerrilleros y puso fin al proceso de paz.

En un hecho sin precedentes, el presidente electo, Andrés Pastrana Arango, se reunió personalmente con Manuel Marulanda el 9 de julio de 1998 y acordó un calendario y unas condiciones para las negociaciones de paz con las FARC. Una vez en el cargo, su Gobierno procedió a evacuar una amplia zona en la que mantener las conversaciones con las FARC, para furia de las fuerzas armadas. El Presidente incluso viajó en persona a un lugar acordado en la selva el 7 de enero de 1999. Sin embargo, el líder de las FARC no acudió a la cita. En septiembre el conflicto se había extendido a Venezuela, Ecuador, Perú, Brasil y Panamá, que movilizaron fuerzas para contenerlo. El nuevo factor fue la aparición de una organización derechista de «escuadrones de la muerte», las Autodefensas Unidas de Colombia, que amenazaron con represalias. El 24 de octubre, mientras se producían manifestaciones masivas por la paz, el Gobierno reinició las negociaciones con las FARC. En noviembre se inició una tercera ronda de negociaciones y las FARC decretaron una tregua navideña, aunque ésta se produjo después de un ataque, el 12 de diciembre, a una base naval en Jurado en el que murieron unos 50 marines.

El 30 de abril de 2000, las FARC hicieron un segundo intento de relanzarse como partido político, el Movimiento Bolivariano por una Nueva Colombia. Las conversaciones se reanudaron con el gobierno, pero las FARC las suspendieron el 18 de noviembre en protesta por el «Plan Colombia» respaldado por Estados Unidos. Más tarde, el 29 de diciembre, Diego Turbay, presidente de la comisión de paz del Congreso, y seis de sus colegas murieron en una emboscada en la zona de las FARC. Las negociaciones continuaron a lo largo de 2001, sin éxito. Sin embargo, en Los Pozos, el 9 de febrero de 2001, tras 15 horas de conversaciones cara a cara, el presidente Pastrana y Marulanda llegaron aparentemente a un acuerdo sobre nuevas «medidas de confianza». Las FARC accedieron a cesar los secuestros para pedir rescate y a intercambiar prisioneros, comenzando por la entrega a las autoridades de 62 niños soldados, y el 13 de marzo se informó de que se había llegado a un acuerdo sobre la composición de una comisión facilitadora internacional para supervisar la aplicación de los acuerdos de Los Pozos. Sin embargo, las FARC no interrumpieron los secuestros que en los últimos años se habían convertido en una importante fuente de ingresos para este movimiento bien dotado, junto con el tráfico de drogas. Tras un nuevo acuerdo con las FARC, el 5 de octubre el Presidente anunció la ampliación de la zona desmilitarizada de las FARC, para gran disgusto de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, el 18 de octubre las FARC respondieron exigiendo la retirada de las tropas de los alrededores de la zona, a lo que siguieron otras nuevas demandas, que también fueron rechazadas.

Después de tres años de progresos insignificantes, las conversaciones de paz fracasaron finalmente el 13 de enero de 2002, cuando las FARC se negaron a aceptar un alto el fuego. El 20 de febrero las tropas entraron en la zona desmilitarizada. Rápidamente tomaron la ciudad de San Vicente del Caguán, sin encontrar resistencia por parte de los guerrilleros en retirada, que habían precipitado la ruptura al secuestrar un avión civil y secuestrar al senador Jorge Eduardo Gechem Turbay, presidente de la comisión de paz del Senado. Sin embargo, no pudieron controlar la totalidad de la zona, cuya área totalizaba unos 16.000 kilómetros cuadrados y estaba poblada por unas 100.000 personas. Mientras que los militares colombianos obtuvieron el control de las principales ciudades de la zona desmilitarizada, las FARC siguieron controlando amplias zonas de la zona, mayoritariamente montañosa y selvática, así como algunas otras partes del país. En febrero de 2003, las FARC secuestraron a tres ciudadanos de Estados Unidos (de América), descritos por el Departamento de Estado de Estados Unidos (de América) como contratistas especializados, cuando su avión se estrelló en territorio controlado por las FARC en una misión de recopilación de información. Al parecer, era la primera vez que las FARC capturaban a ciudadanos de Estados Unidos (de América) que trabajaban para el gobierno de ese país. El ex ministro de Defensa, Gilberto Echeverri Mejía, fue secuestrado por las FARC mientras participaba en una marcha por la paz en abril de 2002 y permaneció como rehén durante más de un año antes de ser asesinado, el 5 de mayo de 2003, durante un intento de rescate por parte de las fuerzas especiales del ejército en el que también murieron otros nueve rehenes. El ejército declaró que los rehenes habían sido ejecutados antes de la llegada de las fuerzas gubernamentales y que todos los rebeldes habían escapado. Tras este incidente, el presidente Uribe declaró que liberaría a los prisioneros de las FARC a cambio de otros rehenes sólo si eran enviados al extranjero.

Aunque siguen siendo teóricamente de izquierdas, los observadores coinciden en general en que desde 1997 las FARC han perdido en la práctica cualquier pretensión de motivación política y han degenerado en un movimiento terrorista dedicado únicamente a su propio enriquecimiento mediante el secuestro con fines lucrativos y el tráfico de estupefacientes. Se calcula que tiene unos ingresos anuales de entre 200 y 300 millones de dólares procedentes del narcotráfico, los «impuestos», los chanchullos de protección y los secuestros. Se calcula que sus combatientes armados son entre 6.000 y 17.000.

Liderazgo en 2003-2004: Manuel Marulanda Vélez (‘Tirofijo’)

Revisor de hechos: Duncan

Muerte a Secuestradores (MAS)

Historia de Muerte a Secuestradores, Colombia

Organización paramilitar de extrema derecha dedicada a erradicar los grupos guerrilleros en Colombia; opera en «escuadrones de la muerte», que se cree que están formados por miembros de la policía y de los servicios armados fuera de servicio.

Revisor de hechos: Duncan

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.